CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA SI GANA TRUMP

Donald Trump, candidato presidencial en Estados Unidos se caracteriza por ser un empresario sin conocimiento alguno en materia económica, política y de relaciones internacionales, de ahí el que muchas de sus propuestas sean un completo disparate, sin fundamentos técnicos y sin consideraciones presupuestales y de impacto económico, pero en caso de ganar la presidencia el gobierno mexicano y en especial los empresarios mexicanos, con intereses económicos en aquel país, deben estar preparados para replantear sus estrategias de exportación, importación, deuda externa e inversiones inmobiliarias.

Incluso nuestros compatriotas también deben hacer consideraciones con respecto a su situación legal, contratos laborales, remesas etc.

Entre los efectos de sus propuestas se destacan:

a) Renegociar el Tratado de Libre Comercio, aunque es un tema del Congreso y no únicamente del presidente es muy factible que se endurezcan las condiciones referentes a los aranceles, permisos de importación, condiciones fitosanitarias, barreras neoproteccionistas (empaques, colorantes, ingredientes, etiquetado), transferencia tecnológica, inversión extranjera, transacciones financieras, transporte, telecomunicaciones etc.

b) Bloquear remesas: muchos estados fronterizos ya han intentado modificar las leyes sin éxito pero muy probablemente los costos de transferencia y los requisitos sean mucho más elevados e incluso pidan comprobantes laborales o identificaciones locales de residentes.

c) Elevar el costo de las visas y los requisitos necesarios para obtener una, en particular grados de estudio, conocimiento de idiomas, experiencia laboral etc.

d) Incremento en las medidas de rastreo de migrantes ilegales, mayores deportaciones, ampliación de las medidas de seguridad transfronterizas, mayor papeleo y rezagos para cruzar la frontera etc., como mecanismos de disuasión.

e) Depreciación del peso e inestabilidad financiera en la Bolsa Mexicana de Valores derivado de la incertidumbre y un reflujo de capitales hacia activos y divisas consideradas menos riesgosas.

Y esto es solo para comenzar.

HACIENDO MAGIA CON LAS CIFRAS: LOS MÁS POBRES INCREMENTARON SU INGRESO UN 33.6% EN UN AÑO

Lo que no se mide no se puede controlar, corregir y evaluar, de ahí la importancia de que la metodología para generar información estadística utilice siempre los mismos procedimientos, estándares y procesos, ya que si éstos sufren cambios continuos, los resultados no son confiables ni comparables. Es como si la unidad de medida en sí misma se modificara continuamente, es decir que un metro a veces tenga 100 cm y en otras ocasiones 98 o 95cm.

El problema se presenta cuando el instituto encargado de recolectar, sistematizar y generar la información cambia la metodología, la muestra o el diseño de las encuestas, e incluso la forma de agregación de la información, pues una vez realizado dicho cambio, las estadísticas ya no son comparables y los investigadores que utilizan la información ya no tienen certeza ni seguridad sobre lo que los datos indican.

La semana pasada se suscitó un debate y un desacuerdo entre el INEGI y el Coneval, con respecto al cambio de metodología del primero en la aplicación de las encuestas de ingresos a los hogares, ello implicó que debido a dicho cambio, los ingresos de la población más pobre se elevarán un 33.6% en tan solo un año, generando una fuerte protesta por parte de Coneval pues no fue notificado ni requerido para avalar el proceso.

Este problema no es nuevo y se repite cada tanto tiempo, sucedió con los registros de empleo y ocupación al pasar de la Encuesta Nacional de Empleo, a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Se presenta continuamente en la Encuesta de Ingreso Gasto de los Hogares, antes del 2000, durante el 2005, 2006 y 2008.

En ésta última, por ejemplo, los percepciones financieras monetarias de la población más pobre mejoraron sustancialmente en 2006, reduciendo fuertemente la desigualdad y la concentración del ingreso, y ello obedeció a la modificación de las preguntas en las encuestas, y al cambio en el método de agregación de la información. El resultado es tan mágico que el 10% de la población más rica del país, la ubicada en el decil X, pasó de concentrar el 70.4% de las percepciones financieras y de capital de los hogares en 2005 al 40.7% en 2006, en tan solo 12 meses, lo que supone que el cambio de agregación generó más equidad que la política social.

Es claro que es importante mejorar la metodología, y se aplaude que sea así, lo que no se comprende es que no se hagan las adecuaciones y ajustes necesarios para que las cifras puedan ser comparadas históricamente, como tampoco se comprende que no se ponga en internet, a disposición de los investigadores y de la población en general, la información técnica suficiente y la metodología para avalar los cambios, no existen registros de dichos cambios y no se mencionan con suficiencia en las publicaciones.

Ello supone que la fotografía se mueve todo el tiempo y los investigadores no podemos realizar un trabajo de análisis serio y generar informes confiables.

LOS COSTOS DEL BREXIT

Gran Bretaña es la 5ª economía más grande del mundo, y por ello su impacto no es desdeñable, aunque en primer lugar afectará a la Unión Económica y en menor medida a Estados Unidos, el resto del mundo sentirá los efectos debido a la incertidumbre e inestabilidad financiera que ha generado.

Desde el anunció del resultado del referéndum en la que el pueblo votó por la salida, la inestabilidad financiera internacional se ha incrementado, las bolsas de valores, las divisas emergentes y los precios del petróleo han caído en forma sensible.

El barril de petróleo de mejor calidad: WTI y el Brent cayeron un 7% en solo dos sesiones, desde el 23 de junio 24 monedas de naciones emergentes han presentado caídas que oscilan entre el 0.05 y el 6.63%, y el peso mexicano ha sido una de las más golpeadas a nivel mundial, seguido de la moneda de Sudáfrica, Argentina y Polonia entre otras.

La libra esterlina tuvo una caída del 3.55% el 27 de junio, y la caída acumulada es del 11.10 %, lo que la coloca en la caída históricamente más elevada en los últimos 30 años.

El comercio internacional por su parte ya se venía desacelerando por lo que podemos esperar que se reduzcan los precios de mercancías negociadas internacionalmente (commodities) como azúcar, acero, café, cobre, algodón etc., ello impactará negativamente a los países exportadores de las mismas.

Las exportaciones manufacturas también se verán reducidas debido a la continua desaceleración en China, los problemas de crecimiento de los emergentes y la debilidad de las economías desarrolladas.

La salida de Gran Bretaña abona de forma negativa a ello, por lo que dichos problemas se verán intensificados. El crecimiento económico en Estados Unidos es de apenas 1.9%, de América Latina es negativo con -0.6% y el de México no logra llegar al 2.5%.

Los Costos para México

Los efectos en México de la salida del Brexit serán de corto y mediano plazo y se relacionan con cinco elementos determinantes: 1) La depreciación del peso, 2) El incremento en la inflación, 3) La reducción del gasto público, 4) El incremento de la tasa de interés del Banco de México, que es nuestro Banco Central, 5) El Incremento en el precio de la gasolina.

1) La depreciación del peso: Es el impacto de corto plazo más importante y es resultado de la apreciación del dólar. La apreciación del dólar, por su parte, es producto de la depreciación de la libra esterlina. En pocas palabras no es que el peso este débil por cuestiones propias de la economía mexicana, sino por el hecho de que el tipo de cambio -que es siempre el precio de un par de divisas (pesos por dólar)- se mueve, de forma que si el dólar se aprecia el peso se deprecia necesariamente.

La depreciación de la libra esterlina es resultado de la incertidumbre que genera la salida de Gran Bretaña de la UE, lo que motiva a los inversionistas internacionales a buscar una moneda más segura que opere como refugio de su poder adquisitivo y ven en el dólar una moneda mucho más atractiva, también pueden refugiarse en oro y otros metales preciosos.

El dólar es una moneda más segura porque el 85% de las transacciones internacionales financieras y comerciales se realizan en dicha moneda. Es por ello una moneda de reserva mundial, en la que se invierten también las reservas internacionales de los bancos centrales.

El fortalecimiento del dólar es a la par el debilitamiento del resto de las monedas, y muy en especial la de los países emergentes como China, Rusia, India, México, Singapur etc., pero el efecto es aún más negativo en aquellas economías que están pasando por una crisis económica como Brasil, Argentina, Venezuela etc.

El Brexit incrementa la volatilidad financiera internacional la cual está muy relacionada también con la fuerte concentración del ingreso y la riqueza a nivel mundial. Hoy el 10% de la población más rica concentra el 60% de la riqueza mundial, 30% del ingreso mundial y 87.7% de la riqueza financiera, y el 1% de los más ricos de ese 10%, concentran 25% de la riqueza y el 10% del ingreso.

Este elevado grado de concentración impide un mayor dinamismo en el crecimiento del consumo y la inversión productiva, ya que los millonarios y multimillonarios gasta un porcentaje mucho menor de su dinero comparado con los más pobres. Por ello la economía mundial presenta bajas tasas de crecimiento económico, que de acuerdo al último Reporte del Fondo Monetario Internacional no serán mayores al 3.2% a fines del 2016.

Debido a que los mercados de los países más desarrollados se encuentran deprimidos - lo que significa que las ventas de las empresas no son dinámicas - los inversionistas mueven sus capitales buscando el mejor rendimiento. Por ello el dinero fluye de un país a otro y por lo tanto, de una moneda a otra, comprando e intercambiando activos financieros: bonos de deuda privada o pública, acciones de empresas, metales preciosos o monedas de otros países (divisas), todo con el objetivo de obtener rendimientos, regalías, utilidades etc.

Lo que ha sucedido en México es una salida de capitales, lo que se denomina un “vuelo a la calidad”. Los inversionistas institucionales internacionales como las Aseguradoras, Fondos de Pensiones, Fondos de Inversión, Fondos de Riesgo, Fondos Mutualistas, etc., han vendido sus instrumentos en pesos y se han refugiado en dólares o instrumentos denominados en esa moneda, lo que ha depreciado al peso.

2) El incremento en la inflación: La depreciación del peso, por su parte, generará una mayor presión inflacionaria en nuestra economía, debido a que más del 70% de lo que importamos es materia prima, maquinaria y equipo para la producción. Al encarecerse el dólar, se encarecen las importaciones de esos productos y suben los costos de producción para las empresas, lo que provocará que los productores trasladen los incrementos del costo a los precios de venta generando una mayor inflación y pérdida del poder adquisitivo del dinero.

Hoy, el incremento en los precios para el productor, es mayor que el incremento en los precios al consumidor, ello significa que ante la debilidad del mercado interno, los productores están absorbiendo parte del impacto del tipo de cambio sobre los costos y no lo han transferido al precio de venta.

De acuerdo con Barclays ello elevará la tasa de inflación en al menos 4 puntos porcentuales para 2017, al pasar de un pronóstico del 3.1% al 3.5% y el precio del dólar podría llegar a los 20 pesos al primer trimestre del 2017. Para el Banco de México la inflación a fin de año se situará ligeramente por arriba del 3%.

La lucha contra el incremento en los costos de producción, producto de la la depreciación, genera otro problema: el de la precarización del empleo. Los empresarios han encontrado otras medidas para disminuir sus costos, con empleos temporales, a destajo, no registrando a sus trabajadores en el Seguro Social, dando menores prestaciones laborales e incluso menores salarios nominales, despidiendo trabajadores y haciendo lo mismo con menos mano de obra, es decir intensificando la jornada laboral, o aprovechando la flexibilidad laboral de la reciente reforma con contratos de capacitación, contratación a prueba, contrato por temporada, prácticas profesionales etc., lo que aumenta la precarización del empleo. Como resultado final quién absorbe el mayor impacto son los trabajadores asalariados.


3) La reducción del Gasto Público: En materia de Finanzas Públicas, el Brexit ha ocasionado que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público haga un nuevo recorte al gasto público, -el cuarto por cierto durante la administración de Peña Nieto-, como resultado de dos efectos del Brexit, el primero sobre el precio internacional del petróleo, y el segundo por el previsible incremento de las tasas internacionales de interés que harán más cara nuestra deuda pública. Por ello Hacienda anunció el 24 de junio un recorte al gasto por 31 mil 715 millones de pesos buscando evitar un mayor déficit fiscal y tratando de enviar señales positivas a los inversionistas internacionales, ello permitirá que los bonos de deuda del gobierno mexicano se negocien en condiciones más favorables en los mercados internacionales, además de generar credibilidad, certidumbre financiera y estabilidad en las tasas de interés.

4) El incremento de la tasa de interés: Por otra parte el Banco de México anunció el 30 de junio que elevará la tasa de referencia en 50 puntos base, para dejar la tasa interbancaria a un día en 4.25%. Ello se debe a que Banco de México es banco de bancos, e introduce el dinero que imprime en la economía a través de créditos que otorga a la banca comercial. Dichos créditos se subastan diariamente a una tasa de interés determinada, a la que se denomina tasa de referencia, de ésta forma la banca comercial participa en la subasta ofreciendo una tasa de interés por encima de la de referencia, y así obtiene los créditos que luego colocará en el mercado como créditos hipotecarios, refaccionarios, préstamos o tarjetas de crédito.

Cada vez que el banco central sube la tasa de referencia, los bancos comerciales tendrán que subir sus tasas de interés, y de ésta manera las empresas y consumidores que toman sus decisiones de ahorro, préstamos o créditos en función del nivel de tasas de interés verán reducir su consumo, la inversión en maquinaria, equipo o materia prima de las empresas y por ende la reducción de la producción.

El Banco de México se ha visto obligado a subir la tasa de interés para que la diferencia entre los intereses pagados en México y los intereses pagados en otros países no se amplíe a grado tal que salgan capitales del país buscando mayores rendimientos en otros países, ya que si esto sucede, los pesos deberán transformarse en dólares y emigraran buscando mayores rendimientos o seguridad, lo que provocará una mayor depreciación del peso frente al dólar.

Así mismo los precios de las acciones de las empresas en la Bolsa de Valores se verán afectados, ocasionando pérdidas para los inversionistas de menor experiencia.

5) El incremento al precio de la gasolina: A pesar de las promesas hechas por el presidente, de que después de aceptada la Reforma Fiscal ya no habría incrementos a la gasolina, el precio de la gasolina se incrementó para el mes de julio, y la razón de tal contradicción es simple, 51.2% de las gasolinas consumidas en México son importadas, y la depreciación del peso la ha encarecido, afectando al presupuesto de Pemex, adicionalmente Pemex ha disminuido su refinación debido a la insuficiencia de crudo ligero para su producción. Por ello si queremos destacarnos a nivel internacional como un país seguro para la inversión, con estabilidad macroeconómica, tenemos que fortalecer las finanzas públicas y evitar un mayor déficit que puede abonar a la inflación, la elevación de tasas de interés y la depreciación.


En conjunto, los efectos anteriores implicarán un menor crecimiento de la economía mexicana. Que traducido a los bolsillos implicará menores salarios, menor poder de compra, menor consumo, menor inversión y menor empleo. De hecho ya cinco bancos extranjeros recortaron sus expectativas económicas y algunos de ellos fijan un crecimiento menor al 2% anual, aunque el promedio de crecimiento económico esperado es del 2.4% según Bloomberg.

DEL PORQUE DEL BREXIT

La Unión Económica Europea (UE) es el resultado de largos años de negociación para tratar de integrar una unión económica con una sola moneda. Es en primera instancia un mercado común que busca garantizar a sus miembros un crecimiento económico sustentable, estabilidad y desarrollo humano. Por ello los miembros deben coordinar y armonizar su política económica: a) Fiscal, relacionada con los niveles de gasto, endeudamiento público, impuestos e ingresos públicos; b) Monetaria, relacionada con el manejo de tasas de interés, oferta monetaria y hoja de balance del banco central; c) Cambiaria, para los que no pertenecen al euro (Gran Bretaña y Dinamarca); y d) Financiera y bancaria.

También deben coordinar su política social, cultural, deportiva e incluso la relacionada con las relaciones diplomáticas, migración, seguridad nacional y las relaciones económicas con los países no miembros de la unión.

Los países miembros están sujetos a la vigilancia de la Comisión Europea que fiscaliza el desempeño de sus indicadores económicos, evalúa su situación económica y hace recomendaciones en materia de política económica. Ello impone límites severos en cuanto a la autonomía de cada país respecto a la política económica a instrumentar frente a una crisis financiera, económica e incluso política; anteponiendo en la mayoría de los casos los intereses de la unión y por ende, de los ciudadanos europeos, a los intereses de los habitantes de cada país.

El pertenecer a la UE implica una política comercial uniformada de libre circulación de mercancías, servicios, personas y capitales; cumplir con las pautas de una misma política exterior y de cooperación en materia judicial y policial; en asuntos climáticos; energéticos; marítimos y de pesca; de aduanas; comercio; protección de consumidores; cultura; deporte; empleo, pensiones y seguridad laboral; política social; de desarrollo y cooperación; derechos humanos; migración etc.

Todos los países miembros tienen un sistema uniforme de derechos aduaneros sobre importaciones.

A partir de la crisis financiera de 2008 se han reforzado las medidas de seguridad, cooperación y coordinación de políticas económicas, se han endurecido los controles sobre la deuda y déficit público, así como las normas presupuestarias y las sanciones ante su no cumplimiento. Adicionalmente se han establecido procedimientos para evitar burbujas inmobiliarias y financieras, y se han establecido nuevos mecanismos de supervisión bancaria con la idea de crear una unión bancaria, una unión fiscal y finalmente una unión política.

La unión bancaria presupone la integración financiera mediante el fortalecimiento y ampliación de la regulación y supervisión del sector bancario. La unión fiscal pretende un presupuesto común, una autoridad fiscal central y en lugar de bonos de deuda nacionales, bonos de deuda comunes. La unión política por su parte no ha sido definida aún con claridad pero presupone la federalización gradual de la unión económica para disfrutar de legitimidad democrática que genere eficiencia y representatividad.

Gran Bretaña se adhirió en 1973, y cuando se establecieron los requisitos y procedimientos para establecer una moneda común rechazó, junto con Dinamarca, ésta última fase de integración, misma que generó la Zona Monetaria Europea (eurozona). De esta manera mantuvieron su propia moneda, y no están obligados a acatar las medias del Banco Central Europeo (BCE), pero sí de coordinar sus políticas económicas.

Hoy Gran Bretaña no quiere cumplir con los acuerdos migratorios, especialmente los relacionados con los refugiados, no desea seguir pagando contribuciones a la UE que equivalen a 8.5 mil millones de libras esterlinas, desea determinar sus propias políticas de empleo, salud y seguridad, favorecer el ambiente de los negocios ingleses, y tener una mayor influencia en el libre comercio y la cooperación económica internacional sin estar sometida a las instancias burocráticas de la UE y así evadir los costos de la regulación y supervisión.

Sin embargo salir de la UE le representará fuertes costos ya que el 52.4% de sus exportaciones se dirigen a la UE y perdería las ventajas del libre comercio, ello impactaría la generación de empleos y el crecimiento económico de Gran Bretaña y alentaría la salida de otros países de la UE debilitando a la región en su conjunto. Adicionalmente la libra esterlina en un primer momento sufriría una devaluación y generaría desconfianza entre los inversionistas internacionales e inestabilidad financiera internacional, como de hecho ya lo ha estado haciendo.

Los analistas especializados han evaluado el impacto en el Producto Interno Bruto entre un -0.10% como mínimo hasta un -3.9% como máximo.

La decisión a tomar el día 23 de junio es totalmente incierta, no existe un consenso fuerte entre la población sobre la salida, y ello ha generado una fuerte inestabilidad financiera.

La decisión esta en manos de la población por medio de un referendum y de acuerdo a las encuestas realizadas hay mucha volatilidad entre el quedarse o salirse.

POBREZA DE INGRESOS Y PRECARIZACIÓN LABORAL

La pobreza es multidimensional, en ella tienen que ver las oportunidades, el empoderamiento, las capacidades, incluso la disponibilidad de recursos naturales de una región en específico, pero en definitiva en un sistema donde el dinero impera, el ingreso es una variable relevante, y es precisamente la pobreza de ingresos la más difícil de erradicar, ya que el gobierno puede acercar servicios públicos: educación, electrificación, agua potable etc., pero no puede obligar a las empresas a generar empleos, sin embargo podría garantizar salarios remuneradores, para lo cual no basta con disminuir la inflación.

Durante los últimos 23 años México no ha logrado disminuir la pobreza de ingresos, la definición más amplia de éste tipo de pobreza que es la patrimonial se ha mantenido en el mismo nivel desde 1992 a la fecha, entonces el 53.1% de la población la sufría y en 2014 fue el 53.2%.

La pobreza de ingresos se relaciona directamente con los salarios y su poder adquisitivo y por lo mismo con la tasa de inflación y las condiciones laborales. Lo más curioso es que hemos logrado abatir la inflación y aun así los salarios siguen mostrando una pérdida de su poder adquisitivo.

De acuerdo con el Reporte de Investigación 123 del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM denominado México: más miseria y precarización del trabajo", al primero de diciembre de 1994 una persona tenía que trabajar 12 horas 53 minutos para adquirir una canasta básica alimentaria mientras que para el 25 de abril del 2016 tiene que dedicar 23 horas 38 minutos, es decir prácticamente ¡el doble del tiempo necesario!. De hecho desde el 16 de diciembre de 1987 y hasta el 25 de abril del 2016 la pérdida acumulada del poder adquisitivo del salario mínimo ha sido del 79.11% mientras que el precio de la canasta alimenticia recomendable (CAR) pasó de $3.95 pesos diarios a $213.46, de forma que por cada peso que aumentó el salario, dicha canasta aumentó 5 pesos. En pocas palabras: el poder de compra de 1 peso hoy equivale a 20 centavos de 1987.

Nadie puede negar que hoy las condiciones laborales son mucho más precarias, se han reducido los salarios no solo en términos reales, sino también en términos nominales; las prestaciones disminuyen y las jornadas de trabajo son más intensas (lo que antes hacían dos personas, hoy lo hace una); los contratos permanentes son menos comunes y prevalecen los empleos eventuales, la subcontratación, los trabajos por honorarios, a destajo, prácticas profesionales, contratos de capacitación, etc. Las personas de la tercera edad se están reincorporando al trabajo y cada vez son más las familias en las que el padre, la madre e incluso alguno de los hijos trabajan para completar el sustento. El proceso de des-sindicalización de los trabajadores ha debilitado su representatividad en las negociaciones tanto con los empresarios como con las organizaciones públicas y el salario mínimo se ha utilizado como un ancla inflacionaria.

Dado lo anterior no es de sorprender el que la pobreza de ingresos se mantenga elevada y el crecimiento económico sea bajo.

Para crecer se requieren salarios remuneradores, porque para el 80% de las familias sus ingresos son únicamente laborales, y el consumo de éstas es el principal motor del dinamismo económico ya que consumen el 68% del producto interno bruto. Un salario remunerador representa poder de compra, y el poder de compra son ventas para las empresas.

Mientras no reconozcamos que lo que genera mercado es poder de compra y no disminuyamos la diferencia salarial entre los mandos superiores, mandos intermedios, trabajadores, accionistas y dueños de las empresas no podremos tener un crecimiento económico dinámico y una efectiva reducción de la pobreza por ingresos.